martes, 24 de diciembre de 2013

02.Más allá de la campana

Sonó la campana,
justo a tiempo,
y esta vez,
pude ser yo,
el que arrojara la toalla.

Y aunque ahora prefiera salir,
por la ventana de este retrete,
en vez de tener que aguantar,
el odio convertido en la voz,
de quien apostó por mí,
mantengo la guardia alta.

No es una huida,
es mi nueva vida.

Me marcho de aquí,
dejo atrás la ciudad,
tu cara,
tu boca,
tu esencia,
pero conservo la dignidad,
que la derrota encierra.

Y ahora,
más allá de la campana,
me espera,
otra vida.

Y ahora,
más allá de la campana,
me espera,
otra vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada