viernes, 11 de julio de 2014

Tomó tierra

A veces el hombre de hojalata
la confunde con otra entre la multitud
y sonríe durante un segundo,
aun sabiendo que es mentira.

Queriendo creer
que es verdad,
se encomienda a la mentira.

La mujer de pelo corto le dice:
Has visto mi media melena al viento,
termina donde empieza el otoño.

El hombre que prensaba
papel de arroz le dijo:
Olvídalo, no volverá
yo, ya lo he asumido.

En el escaparate
de una tienda de segunda mano
están amontonados los electrodomésticos.
Dentro un televisor
recalientan las sobras de ayer,
por fin una pausa para la publicidad,
le han vuelto a salvar los anuncios.
Alguien conocido
al otro lado de la pantalla
le mira a los ojos,
es la mujer de pelo corto que dice:
Has visto mi media melena al viento,
tomó tierra donde empieza el otoño.
Has visto mi cara,
no te asustes,
es mi físico y su química.
Pero tú no te rindas,
como cuando reventó por dentro
y viste la sangre,
tu misma sangre
escapando de otro cuerpo,
y pensabas
que aun había esperanza.
Aunque fue en ese descuido
donde perdiste el corazón.

Suena la campana del microondas
y continúa la programación,
el hombre de hojalata sigue caminando
y a su paso sigue matando arboles
para ver si entre los círculos,
cerca del núcleo
encuentra su latido.

Y aunque sabe
que no servirá para nada,
se encomienda a la mentira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada